Orden de servicio

21 de Julio del 2024 

Servicio de adoración:
11:15 am - 12:45 pm

Himno
O Cuán dulce es confiar en cristo

El llamado a adorar:

Apocalipsis 7:9–12 (NBLA)
9 Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos, y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. 10 Clamaban a gran voz: «La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero». 11 Todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y alrededor de los ancianos y de los cuatro seres vivientes. Estos cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios, 12 diciendo: «¡Amén! La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén».

Himnos
En la cruz
Grande es tu fidelidad
Lectura bíblica

Génesis 1:26–28 (NBLA)
26 Y dijo Dios: «Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra». 27 Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28 Dios los bendijo y les dijo: «Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra»
El Catecismo Bautista 

P. #13
¿Cómo creó Dios al hombre?
Respuesta: Dios creó al hombre, varón y hembra, a Su propia imagen, en conocimiento, justicia y santidad, con dominio sobre las criaturas.

P. #14
¿Qué son las obras de la providencia de Dios?
Respuesta: Las obras de la providencia de Dios son Su santísima, sapientísima y poderosísima preservación y gobierno de todas Sus criaturas y todas las acciones de estas.
El llamado a ofrendar:

Miqueas 6:8 (NBLA) 
8 Él te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti, Sino solo practicar la justicia, amar la misericordia, Y andar humildemente con tu Dios?

Mateo 23:23 (NBLA) 
23 »¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas que pagan el diezmo de la menta, del anís y del comino, y han descuidado los preceptos más importantes de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Estas son las cosas que debían haber hecho, sin descuidar aquellas.

Puedes ofrendar aquí

Himno
Alma bendice al señor

Oración congregacional
"De las profundidades del lodo a la roca sólida"
Pastor Sixto Aponte
 
Salmo 40 (NBLA)
Para el director del coro. Salmo de David. 1 Esperé pacientemente al Señor, Y Él se inclinó a mí y oyó mi clamor. 2 Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso; Asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos. 3 Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán esto, y temerán Y confiarán en el Señor. 4 Cuán bienaventurado es el hombre que ha puesto en el Señor su confianza, Y no se ha vuelto a los soberbios ni a los que caen en falsedad. 5 Muchas son, Señor, Dios mío, las maravillas que Tú has hecho, Y muchos Tus designios para con nosotros; Nadie hay que se compare contigo; Si los anunciara, y hablara de ellos, No podrían ser enumerados. 6 Sacrificio y ofrenda de cereal no has deseado; Me has abierto los oídos; Holocausto y ofrenda por el pecado no has pedido. 7 Entonces dije: «Aquí estoy; En el rollo del libro está escrito de mí; 8 Me deleito en hacer Tu voluntad, Dios mío; Tu ley está dentro de mi corazón». 9 He proclamado buenas nuevas de justicia en la gran congregación; No refrenaré mis labios, Oh Señor, Tú lo sabes. 10 No he escondido Tu justicia dentro de mi corazón; He proclamado Tu fidelidad y Tu salvación; No he ocultado a la gran congregación Tu misericordia y Tu fidelidad. 11 Tú, oh Señor, no retengas Tu compasión de mí; Tu misericordia y Tu fidelidad me guarden continuamente, 12 Porque me rodean males sin número; Mis iniquidades me han alcanzado, y no puedo ver; Son más numerosas que los cabellos de mi cabeza, Y el corazón me falla. 13 Ten a bien, oh Señor, libertarme; Apresúrate, Señor, a socorrerme. 14 Sean avergonzados y humillados a una Los que buscan mi vida para destruirla; Sean vueltos atrás y cubiertos de ignominia Los que se complacen en mi mal. 15 Queden atónitos a causa de su vergüenza Los que me dicen: «¡Ajá, ajá!». 16 Regocíjense y alégrense en Ti todos los que te buscan; Que los que aman Tu salvación digan continuamente: «¡Engrandecido sea el Señor!». 17 Por cuanto yo estoy afligido y necesitado, El Señor me tiene en cuenta. Tú eres mi ayuda y mi libertador; Dios mío, no te tardes.
La Cena del Señor

Himno
Doxología

Bendicion Pastoral